Sidebar Menu

Sobre la revista

Enfoque y alcance

 

Proceso de evaluación por pares

Los artículos de investigación recibidos son sometidos a un doble arbitraje por parte de especialistas en cada área.

 

Frecuencia de publicación

La revista El Búho de Minerva es de carácter semestral

 

Política de acceso abierto

Esta revista proporciona un acceso abierto a su contenido, basado en el principio de que ofrecer al público un acceso libre a las investigaciones ayuda a un mayor intercambio global del conocimiento.

 

Comité Editorial

Luis Martínez Andrade - EHESS-París
Antonio Mateos - UATx
Vidzu Morales Huitzil - Archivo Histórico de Puebla
Juan Antonio Mújica - Universidad Tecnológica de Puebla
Laura Pinto Araujo - BUAP
Alberto Isaác Herrera - BUAP
Francisco Romero - Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

 

Comité Científico

Horacio Cerutti Guldberg - UNAM
Juan Manuel Silva Camarena - UNAM
Jesús Rodolfo Santander - BUAP
Célida Godina Herrera - Universidad Virtual Atenea de México
Mario Teodoro Ramírez - Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo
Sebastián Santander - Universidad de Lieja, Bélgica
Francisco Camacho Marín - UVAM-FAAC

 

Presentación de la revista

Para titular esta publicación pensamos en el búho de Minerva ya que la sabiduría que simboliza es propia del largo registro de la experiencia. La imagen que evoca es propia de los atardeceres, y el ave en su vuelo vespertino nos recuerda el ejercicio reflexivo que desata su fuerza únicamente con el paso del tiempo, despues de asimilar los conocimientos adquiridos en las jornadas de estudio, y en el ir y venir de los días. De esa misma manera el búho, con el semblante de la prudencia, emprende el vuelo, pero también con la audacia necesaria para acometer su travesía.


En ese orden de ideas, El Búho de Minerva es una publicación que pretende vincular la filosofía con las ciencias humanas, específicamente nos interesa emprender una serie de reflexiones comprometidas con nuestro complejo y problemático entorno, siempre con una fundamentación ética que implica una apuesta irrenunciable por lo humano. Asimismo, nuestra intención es ir más allá de las barreras de carácter académico e institucionales que limitan los cruces temáticos y los ejercicios de carácter interdisciplinario, sobre todo en el cruce de los problemas propios de la medicina, las ciencias humanas y las ciencias sociales en general. Nuestro interés, por tanto, también implica la apertura de un campo de reflexión, es decir, un espacio propicio para la convergencia de ideas.


Es obvio que un pensamiento de avanzada debe luchar para abrirse paso, digamos que tiene que reconocer su fortaleza a la luz de la experiencia, hacer acopio de su aprendizaje a la luz de los obstáculos que ha enfrentado y de los horizontes que ha abierto. En nuestro caso, la falta de programas interdisciplinarios, la resistencia de los profesionales de las distintas áreas para establecer un diálogo, el desconocimiento de las autoridades y de las instituciones educativas de la necesidad de la ética; todos han sido obstáculos importantes; pero, de igual manera son los elementos que justifican la labor académica e intelectual que aquí tiene lugar.


De tal forma, nuestra revista surge en el seno del trabajo constante de la Fundación Atenea que, como asociación civil, cuenta con una trayectoria de más de diez años en la promoción y el patrocinio de los estudios en los campos de la bioética, la biopolítica y sí, de la filosofía en general; pero de una manera más específica de una filosofía latinoamericana. Así pues, uno de nuestros principales intereses ha sido presentar cada una de esas disciplinas emergentes a través de un formato novedoso, interdisciplinario y virtual que ahora se consolida a lo largo de toda la geografía latinoamericana. A pesar de las dificultades y de las resistencias a las que se enfrentan, el conjunto de ciencias que denominamos humanas urgen, a estas alturas, el reconocimiento de su pertinencia en las coordenadas de nuestro mundo.


Pasado el tiempo podemos decir que la realización de cursos, seminarios, diplomados y coloquios han complementado la formación de nuestros alumnos y el proyecto consolidado en la Universidad Virtual Atenea de México. De esta manera con la publicación del primer número de nuestra revista damos un pequeño paso más en la consecución de los objetivos planteados muchos años atrás. En efecto, El Búho de Minerva se suma al trabajo de la Universidad y de la Fundación, como producto del esfuerzo de todo los que en ella colaboramos, esperamos que los alumnos pertenecientes a los diversos programas de posgrado de la Universidad Atenea, así como los colegas de otras instituciones educativas encontrarán aquí un lugar propicio para el intercambio de ideas.


En estas condiciones, asumimos el reto del silencio y de la escucha, y consideramos que la filosofía debe dar cuenta de las problemáticas a las que nos enfrentamos en el día a día, llevar a cabo el acto reflexivo bajo los cánones que marca el trabajo filosófico; pero también asumimos la necesidad de una participación activa en la apertura de nuevos horizontes reflexivos, precisamente por la complejidad a la que nos enfrentamos. Efectivamente, las problemáticas como tales requieren un análisis que sea capaz de responder a la movilidad y la capacidad de transformación propiciadas por la técnica y su desbordante registro. Ciertamente, la filosofía tiene mucho que decir; pero también, tiene mucho que escuchar y aprender de las ciencias humanas y de su desarrollo, de su experiencia en el trabajo y en la articulación cotidiana de los elementos teóricos a una realidad desafiante que, en todo momento, presenta un rostro novedoso.


Finalmente podemos decir que El Búho de Minerva simboliza las dos actitudes, la reflexión que aguarda paciente su momento, y la audacia necesaria para emprender el vuelo, para explorar nuevas rutas y encontrar nuevos perfiles de la realidad, al paso de los años y gracias a la interacción y el diálogo con nuestros alumnos y colegas podemos decir que, efectivamente "...educar es enseñar caminos".


José Manuel Meneses
Puebla
Julio 2020

 

ΕΙΣ ΑΘΗΝΑΝ 

Παλλάδ᾽ Ἀθηναίην ἐρυσίπτολιν ἄρχομ᾽ἀείδειν,
δεινήν, ᾗ σὺν Ἄρηι μέλει πολεμήια ἔργα
περθόμεναί τε πόληες αὐτή τε πτόλεμοί τε,
καί τ᾽ἐρρύσατο λαὸν ἰόντα τε νισσόμενόν τε.
Χαῖρε, θεά, δὸς δ᾽ἄμμι τύχην εὐδαιμονίην τε.

Para Atenea 

A Palas Atenea protectora de la ciudad, yo empiezo a cantar
Poderosa, y acompañada de Ares quiere guerrear,
destrozar ciudades haciendo la guerra
y protegiendo al pueblo mientras va a la guerra,
Salve, ¡Oh Diosa! concede fortuna y felicidad. 

(Hesiodo, Himnos homéricos XI)